McDonald’s afianza en España la comida basura en detrimento de la dieta mediterránea

Actualidad | 12/12/2011
3 visitas

Los espa&ntilde;oles siempre hemos hecho alarde de la variada y sana alimentaci&oacute;n con la que nos nutrimos. Nos enorgullecemos de la llamada dieta mediterr&aacute;nea y criticamos la comida basura norteamericana&hellip; Pero, por desgracia, ya no s&oacute;lo Estados Unidos, tambi&eacute;n Europa y, por supuesto, Espa&ntilde;a est&aacute;n obesas al haber adoptado los h&aacute;bitos alimenticios de los yankees, as&iacute; que, por en&eacute;sima vez, demos las gracias a la globalizaci&oacute;n. <br />
<br />
Esta afirmaci&oacute;n primero se demostr&oacute; en el Nuevo Continente mediante la realizaci&oacute;n de un fant&aacute;stico documental denominado &lsquo;Super size me&rsquo;, en el que una persona se puso a comer men&uacute;s del McDonald&rsquo;s durante treinta d&iacute;as: tras tres semanas comiendo &laquo;cheeseburgers&raquo; y &laquo;chicken McNuggets&raquo;, Spurlock hab&iacute;a aumentado m&aacute;s de diez kilos, su colesterol habia subido m&aacute;s de 65 puntos y estaba experimentando dolores en el pecho, asma, s&uacute;bidas de az&uacute;car y arritmia card&iacute;aca.<br />
<br />
Spurlock ha sido denominado en alguna ocasion como el Michael Moore de la c&oacute;mida r&aacute;pida. Ha encontrado, como en su d&iacute;a lo hiciera Moore, una forma de poner el dedo en la llaga sobre el tema de la obesidad y la comida r&aacute;pida en Am&eacute;rica. La obesidad es la segunda causa de muerte entre los americanos, fumar ser&iacute;a la primera. Dos de cada tres adultos y nueve millones de ni&ntilde;os tienen problemas de sobrepeso, lo que le cuesta al gobierno 117 millones de d&oacute;lares al a&ntilde;o.<br />
<br />
En este sentido, cient&iacute;ficos del Instituto de Investigaci&oacute;n Scripps (EE.UU.) aseguran en la revista &laquo;Nature Neuroscience&raquo; que detr&aacute;s de ese gusto por los alimentos hipercal&oacute;ricos hay un placer adictivo. Este tipo de comida desencadena en el cerebro respuestas similares a la adicci&oacute;n que causan drogas como el tabaco o la coca&iacute;na<br />
<br />
Y lo peor de todo es que este tipo de alimentaci&oacute;n se ha trasladado a Espa&ntilde;a con numerosas franquicias que se han implantado en nuestro pa&iacute;s, todas &eacute;stas, lideradas por McDonalds. Seg&uacute;n la pediatra Mar&iacute;a Nieves Burguillo, &quot;la obesidad es la epidemia no infecciosa de la actualidad y Espa&ntilde;a es el tercer pa&iacute;s con mayores niveles de esta enfermedad&quot;, pues &quot;aunque casi la mitad de la poblaci&oacute;n lleva a cabo razonablemente los criterios de la pir&aacute;mide alimentaria, cerca del 40 por ciento apenas los cumple y un 10 por ciento no los sigue en absoluto&quot;. Esto es, la mitad de la poblaci&oacute;n espa&ntilde;ola se alimenta insanamente con comida basura como la de McDonalds.<br />
<br />
Comida no saludable&hellip; &iquest;Por qu&eacute;? Casi 500 kilocalor&iacute;as repartidas en 95 gramos. M&aacute;s de un tercio de las necesidades diarias de prote&iacute;nas y grasas, una quinta parte de hidratos de carbono y casi la mitad de sal. Eso es un Big Mac del McDonalds.<br />
<br />
Adem&aacute;s, fij&eacute;monos en un detalle que seguro que a todo el mundo le ha pasado alguna vez o en numerosas ocasiones, pong&aacute;monos en situaci&oacute;n: tenemos mucha hambre, pedimos un gran men&uacute; en la comentada cadena americana, nos los comemos mientras ya empezamos a sentirnos saciados y, a los cinco minutos, volvemos a tener hambre. &iquest;A que les ha pasado? Ah&iacute; se puede apreciar r&aacute;pidamente que los alimentos son de escasa calidad y repletos de calor&iacute;as, sin contar con las abundantes grasas.

Revista Reservamesa Magazine
Publicidad